Friday, February 19, 2010

Local nº4. Pequeño bar-restaurante en calle Bordadores

La calle Bordadores es aquella que empieza al terminar Compañía y pasar la plaza de Monterrey, justo donde están el Gatsby, el Camelot y etc. Este local se encuentra enfrente del Día, al lado del bazar chino que hace esquina. Aunque he puesto "pequeño" en el título, en realidad no lo es tanto: es pequeño para ser restaurante, pero para ser un bar, es grande.

En este sitio sirven menús del día a 7 euros, bebida y postre incluido, lo cual resulta muy asequible, a pesar de que ya han subido el precio dos euros desde que se abrió el local. Además, tienen una amplia carta de bocadillos, sandwiches, pepitos, hamburguesas, ensaladas, platos combinados y pizzas.

No es que este local sea especificamente para vegetarianos ni mucho menos. En su menú del día, antes más que ahora, pueden encontrarse platos sin carne, pero lo raro es que haya dos opciones - una en el primer plato y otra en el segundo- que sea apta para vegetarianos (normalmente, solo hay una, que suele ser un primer plato). Los bocadillos y sandwiches vegetales, como siempre en España, incluyen desde queso hasta huevo pasando por el atún y el jamón york. Las ensaladas, excepto la normal de lechuga, cebolla, tomate y zanahoria, tienen algo de carne, ya sea atún, palitos de cangrejo, jamón york, etc. Pero nos queda la opción de siempre: pedir un plato sin ciertos ingredientes. Así, yo misma tomé la ensalada mixta sin jamón york ni atún, pero con queso y huevo. Están ricas las ensaladas, y además son abundantes, aunque es sin duda curioso que el huevo aparezca como frito y muy hecho, menos mal que lo ponen a los lados del plato y no en el medio.

Los sandwiches tienen buena pinta también. El especial de la casa incluye espárragos, pimientos del piquillo asados, tomate, lechuga y un largo etcétera de ingredientes, a los que sólo tendríamos que quitar el bacon. Pero lo que más promete, a pesar de que no las he probado todavía, son las pizzas: hay muchas sin carne, sólo de vegetales, como berenjena o alcahofas, y según el menú incluyen un montón de ingredientes. Creo que valdría la pena probarlas, aunque no sepa todavía como es la masa ni el tamaño. Al menos, los vegetarianos podríamos pedir algo en este local sin tener que rogar que nos quiten ingredientes del plato.

Por la noche es un lugar bastante tranquilo, y atienden bien. En verano ponen una terraza en la calle, como en todo Bordadores, lo que lo hace muy agradable para estar con los amigos cuando ya no hace tanto calor. Pero mientras, en invierno, tendremos que conformarnos quedarnos dentro. Si es que vais.

0 comments: